3 consejos para perder peso sin perder firmeza

perder peso sin perder firmeza

Si te has propuesto perder peso, ten en cuenta que tu cuerpo responderá perdiendo volumen, algo que seguro que te interesa. Pero ¡ojo! Perder peso demasiado deprisa o sin ayudarte con un poco de ejercicio, puede hacerte ganar flacidez.

Un tema de volumen

Es muy fácil de entender. Nuestra piel es elástica y flexible y se adapta al volumen que ha de cubrir. Pero cuando se adelgaza y perdemos volumen, nuestra piel necesita un tiempo para adaptarse.

Otro tema que debes tener en cuenta es tu edad y la capacidad de tu piel para mantener su elasticidad y firmeza. A medida que nos hacemos mayores, el colágeno y la elastina de la piel, las proteínas encargadas de tensar y dar tonicidad a la piel pierden capacidad de regeneración. Y como consecuencia puede tardar bastante más en recuperar su firmeza si has empezado a perder peso.

Y por supuesto, hay otros factores que también influyen. Llevar una vida sedentaria, una alimentación desequilibrada, la herencia genética, la obesidad o las variaciones constantes y bruscas de peso son las principales causas de que tus muslos, nalgas o brazos se parezcan a un flan.

La aparición de la flacidez viene dada por un debilitamiento de la musculatura, que hace que aumente el tejido graso circundante, y una disminución del colágeno y de la elastina en la piel.

Adelgazar no es solo perder peso, es lucir una figura con menos volumen y más estilizada, algo que se puede ver frenado si tienes tendencia a retener líquidos o gases.

Una dieta para perder peso y mantener la firmeza

Para prevenir en lo posible la flacidez, has de procurar perder peso poco a poco, y también te ayudará el seguir una dieta con:

  •         Suficientes proteínas de calidad, que aporten los aminoácidos que necesitan tus músculos y tu piel.
  •         Vitamina C, necesaria para que tu cuerpo fabrique colágeno.

Te proponemos esta dieta vegetariana, rica en proteínas que te ayudará a inspirarte para ayudarte a preparar tu menú semanal.

Dieta firmeza antiflacidez

El ejercicio como parte de tu dieta

Tan básico como una buena dieta y proponerse unos objetivos realistas, para perder peso, es que mantengas una vida activa y hagas ejercicio regular y adaptado a tus capacidades. No es necesario que te pases horas y horas en el gimnasio, solo que te mantengas activo.

Cuando haces ejercicio tus músculos se mantienen revitalizados y más tonificados y estarás ayudando a evitar la flacidez.

Y si te decides a hacer un ejercicio más específico, elige un programa de ejercicios localizados en las zonas con mayor riesgo: glúteos y piernas, abdomen y brazos.

Para que el rendimiento sea óptimo y tu cuerpo aproveche al máximo los beneficios del ejercicio, toma nota de estos puntos clave:

  •         Hidrátate bien, te ayudará en tu dieta para perder peso, pero también para que los músculos estén más en forma y funcionen mejor. Bebe al menos 2 litros de agua al día y si quieres ayúdate incluyendo alguna infusión en tus tentempiés.
  •         Evita el consumo de café, alcohol y tabaco.
  •         Puedes ayudarte con algún complemento a base de colágeno optimizado que favorezca la formación de músculo.

Las plantas también te ayudan

Todo es mejorable, por eso si a tu dieta y a tu rutina de ejercicios, añades una ayuda extra, por ejemplo, a base de plantas, mejorarás la pérdida de peso y estarás ayudando a mantener tu firmeza.

Hay muchas especies vegetales y algas que te pueden ayudar, pero esta vez hemos seleccionado 3 por ser de las más utilizadas en preparados que ayudan a perder peso.

Té verde (Camellia sinensis) tiene principios activos que ayudan a eliminar líquidos (bases xánticas) y por tanto tratar la retención de líquidos. Pero son sus polifenoles, en especial las catequinas que resultan más útiles para ayudar a controlar el peso. Los polifenoles al combinarse con la teína del te ayudan a modular la oxidación de las grasas y la termogénesis que influye en que tengamos un mayor gasto calórico.

Saúco (Sambucus nigra), este arbusto ayuda a controlar el peso ya que sus bayas son muy ricas en potasio y eso facilita la diuresis y la eliminación de líquidos.

Cola de caballo (Equisetum arvense) es especialmente rica en silicio un mineral imprescindible para ayudar a producir el colágeno y por tanto es una ayuda para prevenir la flacidez. Pero además la cola de caballo contiene magnesio y flavonoides, que combinados con el silicio, actúan evitando la retención de líquidos facilitando la eliminación de toxinas y sustancias de desechos.

Además de estas tres plantas, ten en mente también el hinojo que te contribuye a controlar los gases intestinales y por tanto es una ayuda para lucir un vientre más plano.

Polifenoles, un extra para tu colágeno

Además de las plantas en su presentación más convencional, también nos podemos aprovechar de principios concretos que se obtienen de los vegetales más ricos.

Como ejemplo tenemos un extracto de polifenoles, fibras y enzimas que se obtienen del arroz negro, la piña, el kiwi y la naranja dulce y que trabajan en sinergia para reducir tanto la celulitis, la piel de naranja, la mejorar microcirculación y ayudar a controlar el peso corporal. Eso quiere decir que jugando en equipo estos principios activos son más efectivos que si actuasen por separado.

** Encuentra estas recetas en nuestra colección de Mis recetas.

Si te ha gustado este artículo y te apetece recibir información cómodamente en tu mail, suscríbete a nuestra newsletter entrado en: http://www.santiveri.com/es/newsletter

¿Quieres comentarnos algo sobre este post?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>