7 formas de entrar en calor

7formas de entrar en calor

Qué en invierno hace frío no es ninguna novedad, y que por suerte vivimos rodeados de comodidades como la calefacción que, nos ayuda a vivir más confortablemente esta estación, tampoco es un gran descubrimiento. Pero aunque no solemos pasar frío, hay circunstancias en las que no podemos evitarlo y para ellas, te vamos a explicar algunas formas de entrar en calor de un modo efectivo y natural.

Masajeate las orejas

Según la medicina tradicional china, el riñón está considerado como el órgano que calienta el cuerpo. Siguiendo esa lógica, esta medicina nos propone que calentando el riñón mantenemos caliente todo nuestro cuerpo. Eso lo podemos hacer de dos formas. La más clara y directa, es abrigando nuestra zona lumbar. Ya habrás experimentado que si tapas esa zona, te sientes más calentito.

Pero lo que te puede resultar más sorprendente es que si calientas tus orejas, estés calentando tus riñones. Eso es porque según la medicina tradicional china, riñones y orejas están conectados, por eso al calentar tus orejas, calientas tus riñones, y ellos calientan tu cuerpo. Para lograrlo, debes aplicar un masaje suave y continuo en ambas orejas, hasta que se enrojezca y se calienten nos ayuda a calentar todo el cuerpo.

Muévete, muévete mucho

Los movimientos energéticos hacen que tus músculos empiecen a consumir energía, y en ese proceso parte de ella se transforma en calor que calienta todo tu cuerpo. Por esa razón mover los brazos, hacer unas sentadillas o aprovechar para caminar a paso más rápido o evitar el ascensor y escoger las escaleras, son formas de entrar en calor, válidas y muy prácticas. Además, al moverte ganas vitalidad, cuidas tu cuerpo y mejora tu estado de ánimo.

Cuando pasamos frío nuestro cuerpo se pone en alerta para evitar malas consecuencias y nos sentimos incómodos. Por esa razón conocer algunas formas de entrar en calor bajo la manga, te serán de gran utilidad.

Manos y agua caliente

Por nuestras muñecas corren vasos sanguíneos importantes, por esa razón si sumerges tus manos en agua caliente, hasta la altura de las muñecas, durante unos minutos, experimentarás una agradable y placentera sensación de calor, que se transmitirá por todo el cuerpo. Esa misma estrategia la puedes aplicar también a tus pies.

Frotar y frotar

Otra forma de aportar calor al cuerpo es frotándonos las manos y eso lo hacemos porque cuando las frotamos generamos energía de dos formas. Por un lado, nuestros músculos tienen que trabajar para mover y frotar las manos. Y no debemos olvidar, que cuando se frotan dos cuerpos se genera energía de fricción que se libera en forma de calor. De ese modo cuando te frotas las manos de forma energética, es otra de las formas de entrar en calor, que puedes realizar en cualquier lugar.

Infusiones y bebidas calentitas

Una de las formas de entrar en calor más populares es recurrir a una bebida o una infusión bien caliente. Estas bebidas reconfortan y nos ceden el calor que llevan, de modo que nuestro cuerpo se calienta un poco.

A la hora de elegir, cualquier bebida caliente te aporta esa sensación de entrar en calor, pero si quieres un plus, elige una infusión que tenga cardamomo, canela y jengibre. Estas especias, además de aromáticas y ricas, te ayudarán a entrar en calor aún más deprisa, y además son mucolíticas y expectorantes.

¿Conoces las infusiones bio Sanaflor?

Recetas para entrar en calor

Un menú adecuado es otra forma de entrar en calor. Los alimentos nutritivos, ricos en proteínas y carbohidratos y que se tomen calientes son formas muy placenteras de entrar en color. Si quiere saber más y dejarte inspirar con recetas cálidas y suculentas, puedes revisar nuestras recetas fáciles y sanas para entrar en calor  y nuestra selección de 6 platos de cuchara para entrar en calor.

Vitamina C y zinc

La vitamina C y el zinc son muy útiles durante el invierno porque refuerza el sistema inmune y nos ayudan a evitar las gripes y resfriados típicos de esa estación. Pero además de eso, una dieta rica en vitamina C y zinc, es otra de las formas de entrar en calor. La vitamina C la puedes encontrar en los cítricos y en verduras como los pimientos o la col, alimentos que casualmente son más abundantes durante los meses de invierno. El zinc está muy presente en los cereales integrales, el pan integral y las semillas de sésamo y calabaza.

Cualquiera de estas estrategias te ayudarán a entrar en calor, y lo mejor, al armonizar tu temperatura corporal y evitar la sensación de frío, lograrás además mejorar todo el proceso de digestión, gestionar mejor el estrés e incluso favorecer el descanso y un sueño más reparador.

¿Qué te ha parecido este artículo? Si quieres recibir en tu mail más información y artículos como este, suscríbete a nuestra newsletter.

¿Quieres comentarnos algo sobre este post?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>