9 astucias para que tengas un día feliz

Ideas para tener un día feliz

La felicidad nace de nuestro interior. Es cierto que disfrutar de una situación económica desahogada, tener salud y tener una buena familia ayuda, pero nunca olvides que disfrutar de un día feliz tras otro, es algo que ha de crecer en tu interior. Hay personas que lo consiguen de forma innata y otras que tiene que trabajarlo, pero para ambas, hay ideas y estrategias que pueden potenciar aún más su felicidad interior.

Mente sana in corpore sano ha de ser tu premisa a la hora de trabajar tu día feliz, por eso repasa cómo son tus hábitos y ve introduciendo cambios para disfrutar cada día más de la vida.

Dulces sueños para tu día feliz

Dormir bien es súper importante para tener un pensamiento más optimista y que tu día feliz se convierta en algo habitual. Ten en cuenta que cuando dormimos nuestro cerebro elimina desechos y sustancias que pueden llegar a intoxicar si no las elimina. Quizás esta sea la razón por la que las personas que duermen lo suficiente y disfrutan de un sueño de calidad tienden a tener emociones más positivas, emociones como por ejemplo alegría, felicidad y buen ánimo. Este tema es muy interesante y los científicos siguen estudiándolo, aun falta algunos datos por recabar pero todo apunta a que sueño y felicidad funcionan coordinadamente Es decir, cuando dormimos bien nos sentimos más felices y esperanzados y cuanto más disfrutamos de días felices, más fácil es que durmamos bien por la noche. Así que revisa que cosas que puedes hacer para dormir bien.

Ten tus momentos de calma

Todos podemos tener días horribles e interminables de esos que nos agotan y nos dejan sin ganas de vivir. Esos días son todo un hándicap si quieres tener un día feliz, por eso, ya tengas jornadas más tranquilas o más ajetreadas, te has de marcar como pauta diaria el tomarte un tiempo para ti, y solo para ti. En ese intervalo de tiempo te animamos a que hagas algo que te ayude a serenarte, lo ideal sería que dediques entre 5 y 15 minutos (como mínimo) a meditar. Si no sabes cómo hacerlo, no te preocupes que hay muchas alternativas. Puedes acudir a algún tutorial de Youtube o bájate alguna app de meditaciones guiadas a tu móvil. Hay una infinidad de opciones para que puedas reservar esos minutos diarios para meditar. Para que no te lo saltes, intenta hacerlo a primera hora así disfrutarás de ese día feliz desde el inicio de la jornada.

Practicar un hobbie también te puede ayudar a calmarte, sobre todo si son hobbies como pintar, leer, cocinar,… esas actividades te harán concentrarte y hacen que tu mente se aleje de pensamientos intrusivos y negativos para centrarse en disfrutar de algo que le gusta y que estás haciendo en ese momento. Realmente un hobbie se puede convertir en tu píldora de la felicidad. Si no puedes hacerlo a diario, resérvate al menos 2 o 3 días a la semana. Verás como tus días felices empiezan a hacerse cada vez más habituales.

¿Sabías que cocinar puede ser terapéutico? De hecho es toda una terapia de relajación conocida como procrastibaking  y una forma genial de tener un día feliz al mismo tiempo que conseguimos alimentarnos mejor.

Enamórate de la naturaleza

Sí, lo estás leyendo bien, enamórate de la naturaleza y lo decimos con todas las letras. Desde hace un tiempo cada vez más científicos se están dando cuenta que el contacto con la naturaleza nos ayuda a estar mejor y sentirnos más felices. Desde los famosos baños de bosque o shinrin yoku a abrazar a los árboles, pasear por la orilla del mar, disfrutar de los sonidos de la naturaleza … todas estas cosas nos revitalizan por dentro y repercuten en un estado de ánimo más positivo. Así que localiza un parque, un jardín, un bosquecillo, la playa,… algún área natural que tengas cerca de casa y escápate de vez en cuando a recargar tus pilas y aumentan tus días felices.

9 ideas para un día feliz

Sonríele a tu cerebro

Nuestro cerebro es fabuloso, es un órgano maravilloso que deberíamos conocer mejor, aunque eso es muy difícil, ya que ni siquiera los científicos tienen muy claro cómo funciona. Pero una cosa que si que ha descubierto es que nuestro cerebro se comporta como el cuerpo le dice y viceversa. Veamos que quiere decir eso. Tu cerebro recibe muchos inputs del exterior a través de los sentidos, ojos, vista, oído, olfato y tacto, pero además de estos 5 sentidos tu cerebro intuye tu estado de ánimo por tu postura y expresión facial. Sí, si estás encorvado y con la cara triste tu cerebro se entristece. Por eso tienes que decirle al cerebro que se alegre y lo puedes lograr si tu postura es enérgica y tu expresión feliz, así que te animamos a que hagas estos ejercicios:

1) Sonríe durante unos minutos. Aunque conscientemente sepas que es una sonrisa “falsa” una parte de tu cerebro la notará como una expresión verdadera y empezará a generar hormonas de felicidad. Ve repitiendo este ejercicio varias veces al día y poco a poco verás como empiezas a sentir que tu día feliz vuelve y te sientes mejor. Practícalo sobre todo cuando estés más desanimado o estés pasando un momento complicado.

2) Toma una postura energizante y empoderadora. Hay muchas pero una postura que no falla es de pie levantar los brazos, igual que lo hacen los corredores cuando llegan a la línea de meta. Hazlo a lo largo del día y notarás como te llenas de vitalidad, buen ánimo y felicidad.

Ama y déjate amar

El ser humano es el animal que necesita más cariño y amor. Somos sociales y las caricias, abrazos y besos deberían formar parte de nuestra nutrición emocional diaria, al igual que las palabras cariñosas y las expresiones de gratitud. Y si no, piénsalo. ¿Verdad que cuando has estado de bajón y alguien ha sido amable contigo te ha dado un subidón? Y al revés, también. ¿Verdad que cuando has sido amable con alguien y te ha sonreído, a ti te ha hecho sentir más feliz y te ha alegrado el día? Es algo recíproco.

Por eso anímate a probarlo y verás cómo tu día feliz empieza después de la primera sonrisa. Sonríe, da las gracias, potencia tu amabilidad,… con todo el mundo. Si al principio te da corte hacerlo con extraños, estrénate con tu familia o con tus compañeros de trabajo, con eso no sólo lograrás sentirte mejor, sino que el ambiente se aligerará y la felicidad se hará más contagiosa.

Muévete y haz ejercicio cada día

Y por último haz ejercicio porque ya sabes que es una forma natural de hacer que tu cerebro produzca endorfinas, esas hormonas de la felicidad que a nuestro cerebro le gusta tanto. No es necesario que vayas a un gimnasio o que te suponga un esfuerzo sobrehumano, lo ideal es que sea un ejercicio animado y activo que se adapte a tus posibilidades. Cuando lleves un tiempo haciéndolo regularmente, ya verás como tu propio organismo te lo reclama.

Además de estos consejos, no debes olvidarte del pilar de tu salud y bienestar, la alimentación. Si quieres revisar como puede ayudarte te dejamos este artículo Alimentar tu felicidad: trucos y astucias pensadas para ti por si quieres profundizar y lograr tu día feliz más fácilmente.

Disfrutar de un día feliz

 

¿Te ha gustado este post? Suscríbete a nuestro boletín de noticias así recibirás las mejores recetas, nuestras últimas noticias y las tendencias más novedosas para disfrutar de una vida más saludable: http://www.santiveri.com/es/newsletter