Cáscara sagrada, aliada del tránsito intestinal

cascara sagrada

Montaje hecho a partir de imagen de Jesse Taylor – Own work, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=20076422

La cáscara sagrada (Rhamnus purshiana) es una de las plantas medicinales más utilizadas en fitoterapia, ya que es muy eficaz para facilitar el tránsito intestinal cuando se produce un atasco puntual.

Se trata de un árbol originario de la costa oeste norteamericana que vive en regiones de clima templado. Curiosamente, el nombre de cáscara sagrada se lo dieron los españoles al llegar al continente americano al creer, erróneamente, que se trataba del shittim, el tipo de árbol con el que Noé construyó su arca.

Durante siglos la cáscara sagrada fue utilizada por los nativos americanos como un remedio purgante. Y en 1877, el doctor J.H. Bundy, al interesarse por las costumbres de los nativos, conoció la planta y la introdujo en las farmacopeas de la época como planta medicinal con fines laxantes.

Propiedades y funcionamiento

La principal función terapéutica de la cáscara sagrada es su acción sobre la motilidad intestinal y su efecto al favorecer la evacuación, acciones que se deben al alto contenido en derivados antracénicos presentes en su corteza. En concreto contiene entre un 6 y un 9% de derivados antracénicos O y E-glicósidos, de los cuales los principales son los cascarósidos A, B, C y D.

¿Cómo funcionan estos compuestos? Cuando los principios activos de esta planta llegan hasta tu intestino, son sustancias que no ejercen ninguna acción. Pero cuando las bacterias de la flora intestinal actúan sobre ellos activándolos y transformándolos en compuestos que actúan sobre las paredes intestinales del siguiente modo:

  1. Inicialmente se produce una estimulación de la motilidad del colon, lo que provoca que haya un mayor movimiento y un aumento de la aceleración del tránsito de las heces.
  2. Ese aumento del movimiento, estimula la evacuación y además hay una menor absorción del agua intestinal, haciendo que las heces estén más hidratadas, blandas y fáciles de expulsar.
  3. Los principios activos secundariamente, también influyen sobre permeabilidad de la mucosa del colon provocando que ésta libere agua a la luz intestinal, cosa que aún favorece más la hidratación de las heces y su motilidad.

Estas acciones en conjunto hace que si tienes un atasco, un momento de estreñimiento ocasional, lo puedas resolver fácilmente con ayuda de la cáscara sagrada.

Cómo se toma la cáscara sagrada

La cáscara sagrada es un tipo de laxante que tarda entre 6 y 8 horas en hacer efecto, por lo que lo más aconsejable es tomarla por la noche antes de acostarte para que notes el efecto por la mañana. Generalmente, se aconseja tomar entre 125 y 375 miligramos de polvo de cáscara sagrada, aunque si el atasco es muy intenso se pueden tomar hasta 600 miligramos.

Si estás tomando medicamentos digitálicos y otros para el corazón, o bien estás embarazada o en periodo de lactancia, debes consultar con el médico antes de tomar cáscara sagrada.

La cáscara sagrada es muy efectiva, pero ten en cuenta que no debes tomarla durante más de 2 semanas seguidas sin consultar con tu médico.

Hay algunas situaciones en las que no es recomendable tomar cáscara sagrada, sin la prescripción de un profesional, como en el caso de:

Tener alergia o sensibilidad a la cáscara sagrada.

En caso de obstrucción intestinal, estenosis, atonía, íleo paralítico, apendicitis y enfermedades inflamatorias intestinales (por ejemplo: enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa).

Cuando sientas dolor abdominal de origen desconocido.

En caso de deshidratación grave, con pérdida de electrolitos.

En niños menores de 12 años.

Cómo puedes mejorar tu tránsito intestinal

Recuerda que la cáscara sagrada va muy bien para desatascar y ayudar a reiniciar tu tránsito intestinal. Por eso si eres propenso a tener estreñimiento lo más adecuado es prevenir el problema y para ello nada mejor que:

  •         Cuidar nuestra salud intestinal recurriendo a complementos de probióticos. Puedes hacer curas periódicas que duren al menos 2 semanas.
  •         Aumenta tu toma de agua diaria, como mínimo has de ingerir 2 litros de agua. Si quieres puedes incluir más infusiones en tu día a día, de esa forma tomarás más agua cada día.
  •         Sigue una dieta rica fibra basada sobre todo en alimentos integrales (cereales integrales), pan integral, legumbres, fruta, fibra y agua.
  •         Haz ejercicio regularmente y, si es posible, camina de media hora a 1 hora al día.

¿Qué te ha parecido este artículo? Si quieres recibir en tu mail más información y artículos como este, suscríbete a nuestra newsletter.

¿Quieres comentarnos algo sobre este post?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>