Cúrcuma y pimienta, ¿una pareja cuestionable?

cúrcuma y pimienta

Cúrcuma con pimienta, microencapsulada, unida a otras moléculas… ¿Por qué encontramos la cúrcuma en tantas formas distintas? ¿Qué le pasa a la cúrcuma? ¿Es que no es suficiente con tomarla en polvo? Quédate con nosotros y descubramos más de esta especia.

Como especia culinaria, la cúrcuma aporta un sabor agradable y exótico a los platos y un color atractivo a los alimentos. Añadirla regularmente a nuestras comidas nos ayuda a hacerlas más saludables, pero para que resulte más terapéutica, lo más inteligente es recurrir a la cúrcuma en forma de complemento alimenticio.

De los distintos principios activos de la cúrcuma, el más estudiado es la curcumina, una sustancia que ha mostrado ser útil para cuidar nuestro cerebro, hígado, articulaciones y todo el organismo en general. Pero la curcumina tiene un punto débil. Es una sustancia que el hígado degrada rápidamente. Por eso hay que alargar su vida útil, para darle tiempo a que nos ayude a cuidar todos los rincones de nuestro organismo, y las estrategias se basan en dos acciones:

  • Actuar sobre el hígado
  • Proteger a la curcumina

Actuar sobre el hígado: cúrcuma con pimienta

Una de las estrategias clásicas y de las más usadas para alargar la vida de este principio activo es la de combinar cúrcuma con pimienta. La razón es sencilla, la pimienta tiene un alcaloide llamado piperina que hace que el hígado no pueda metabolizar la curcumina. Pero esta interferencia no solo afecta al metabolismo de la curcumina, sino que también influye al metabolismo de algunos medicamentos. Por esa razón se han desarrollado otras estrategias que no afecten a las funciones de nuestro hígado.

La cúrcuma con pimienta es una de las formas clásicas de aprovechar los beneficios de esta especia, pero ahora contamos con otras opciones más novedosas y eficaces.

Proteger la curcumina

Si revisas las etiquetas verás que muchas veces la curcumina se presenta con descripciones como extracto optimizado, liposomada, etc. Esto es porque para proteger la curcumina la recubre o la unen a alguna molécula, para que así se mantenga activa durante más tiempo en nuestro organismo. Las más habituales son:

Betaciclodextrinas, son moléculas derivadas del almidón que forman una espera y que se unen a la curcumina rodeándola y protegiéndola. Su punto interesante es que en este estado la curcumina es dos veces más biodisponible que la curcumina en estado libre.

Liposomada. Esta estrategia de preservación se basa en rodear la curcumina con una bicapa lipídica. Con esta estrategia se triplica la biodisponibilidad de la curcumina.

Cristalizada y micronizada o en nanopartículas coloidales. En este caso la curcumina está pulverizada y rodeada por una capa protectora que la defiende y protege. Este tipo de curcumina es unas 27 veces más biodisponible que la que encontramos en estado libre.

Micelar. En este caso la curcumina se recubre de una capa de aditivo emulsionante. En este caso ganamos mucha biodisponibilidad pero las pruebas muestran que hasta un tercio de las personas que la toman sienten molestias intestinales.

Fitosomada. Esta idea de protección se parece mucho a la de los liposomas, pero en lugar de recubrir la curcumina con una bicapa de lípidos, se recubre con una capa de fosfolípidos. Así la biodisponibilidad crece hasta 29 veces. Pero a pesar de esta mayor biodisponibilidad, parece ser que la curcumina no puede realizar correctamente su función.

Extracto Longvida. Se trata de un extracto optimizado de cúrcuma con una biodisponibilidad 65 veces mayor a los extractos secos habituales. Para conseguir esta alta biodisponibilidad la curcumina se recubre con una capa de fosfolípidos obtenidos de la lecitina de soja.

Con todo esto ahora ya sabes un poco más sobre la cúrcuma sus diferentes presentaciones y tendrás más criterio para decidir cuál te interesa más.

¿Te ha gustado este post? Suscríbete a nuestro boletín de noticias así recibirás las mejores recetas, nuestras últimas noticias y las tendencias más novedosas para disfrutar de una vida más saludable: http://www.santiveri.com/es/newsletter

¿Quieres comentarnos algo sobre este post?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>