Germen de trigo ¿Conoces sus secretos?

germen de trigo

Como su nombre indica, el germen de trigo es la parte de ese cereal que germina y por tanto es la parte de la semilla que dará lugar a una nueva vida. Y esa es la razón de que el germen de trigo sea tan nutritivo e interesante.

El germen de trigo es una de las mejores fuentes naturales de vitamina E, una vitamina con alto poder antioxidante que nos protege de los radicales libres y retrasa el envejecimiento prematuro.

Súper nutritivo

El germen de trigo contiene gran cantidad de vitaminas y minerales. Destaca sobre todo por su aporte en vitamina E, pero también es muy buena fuente de hierro, potasio, vitamina B1 y vitamina B3. Para que te hagas una idea, la harina integral que conserva el germen de trigo, y por tanto los alimentos que se elaboran con ella, es 2 veces más rica en calcio, 3 veces más rica en cobre, 4 veces más rica en hierro, zinc y vitamina B1 (tiamina), 5 veces más rica en vitamina E, 6 veces más rica en vitamina B6, 7 veces más rica en niacina y 10 veces más rica en ácido fólico.

(tabla composición)

Refuerzo para los deportistas

Pero eso no es todo. Sus grasas también son muy saludables y beneficiosas y es que en el germen de trigo hay mucha más proporción de grasas poliinsaturadas que saturadas y además contiene omega 3 y un alcohol alifático llamado octacosanol, al cual se le atribuyen beneficios que van desde ayudar a reducir el colesterol en sangre, cuidar las neuronas, ser antioxidante, regular los niveles de colesterol y ser antiinflamatorio a tener funciones ergogénicas (que mejoran nuestro rendimiento físico), reducir la fatiga y ayudar a mejorar el uso del oxígeno durante el ejercicio físico, con lo que apunta que puede ser un buen aliado de los deportistas.

Además el germen de trigo es una de las mejores fuentes de L-arginina, un aminoácido que se necesita para que nuestro cuerpo produzca óxido nítrico (NO). Es esta sustancia gaseosa el óxido nítrico la que ayuda al deportista mejorando su tono muscular, favoreciendo el flujo de sanguíneo, la contracción e incluso el balance de glucosa y la función mitocondrial.

Sube la energía y la vitalidad

El germen de trigo aporta estupendas cantidades de hierro y vitaminas del grupo B, especialmente ácido fólico. Esta combinación de nutrientes favorece mucho nuestra vitalidad. Recuerda que el hierro y el ácido fólico (la vitamina B9) son necesarios para formar los glóbulos rojos y por tanto cuidar la sangre y prevenir la anemia.

En cuanto a las vitaminas del grupo B, son elementos esenciales que complementan las enzimas del metabolismo que movilizan nuestras reservas energéticas. Mantener una buena nutrición de estas vitaminas nos ayuda a mantener nuestro metabolismo activo.

Más joven por dentro y por fuera

La vitamina E, es el nutriente favorito de nuestra piel. Esta vitamina destaca por su gran poder antioxidante que ayuda a proteger las membranas celulares de nuestra piel de las agresiones de los radicales libres. Además, al nutrir las membranas, las células conservan mejor sus propios nutrientes, elementos y agua, contribuyendo a la hidratación, elasticidad y flexibilidad de la dermis.

El germen de trigo también tiene otros antioxidantes como los polifenoles y fitoesteroles. La combinación de estos antioxidantes, hace que el germen de trigo también se haya valorado como un buen aliado para ayudar a retrasar el envejecimiento prematuro y cuidar de nuestra salud cardiovascular.

Cuida tu microbiota

Ya sabemos que el germen de trigo es nutritivo para ti, pero ¿sabías que también ayuda a tu microbiota intestinal? Pues sí. Entre los nutrientes de este superalimento, encontramos la fibra soluble, y es esta la que actúa como alimento para tu flora buena. De hecho un estudio (1)  publicado hace unos años, mostraba cómo los voluntarios que tomaron germen de trigo durante 20 días tenía un pH intestinal más bajo y menor cantidad de bacterias coliformes, mientras que presentaban mayor cantidad de lactobacilos y bifidobacterias, las bacterias buenas de tu intestino.

Germen de trigo en tus recetas

El germen de trigo tiene un sabor muy agradable que nos recuerda a las nueces y una textura súper crujiente. Puedes añadirlo a tu bol de cereales, a un yogur e incluso a tus batidos y zumos. Pero este ingrediente súper nutritivo casi no tiene límites, ya que también lo puedes añadir a panes caseros, ensaladas, verduras, guisos e incluso a tus dulces caseros favoritos. Lo mejor, cuando lo cocinas, el germen de trigo no pierde su contenido en vitaminas y minerales.

Si quieres empezar a cocinar con germen de trigo te proponemos un Porridge con manzana y canela, Cookies saciantes o un Smoothie de leche de coco con chía.

Cuando lo tengas en casa, recuerda guardarlo en un lugar fresco y mejor si está apartado de la luz.

Aceite de germen de trigo

Del germen del trigo se obtiene un aceite muy rico, sobre todo en vitamina E. De hecho, el aceite de germen de trigo es el alimento más rico n esa vitamina. Para mejorar su conservación y evitar que se oxide, lo ideal es consumirlo en forma de perlas.

El aceite de germen de trigo es, con diferencia, el alimento más rico en vitamina E.

germen de trigo infografia

¿Quieres saber más?

Prebiotic effects of a wheat germ preparation in human healthy subjects.

Can wheat germ have a beneficial effect on human health? A study protocol for a randomised crossover controlled trial to evaluate its health effects.

¿Te ha gustado este post? Suscríbete a nuestro boletín de noticias así recibirás las mejores recetas, nuestras últimas noticias y las tendencias más novedosas para disfrutar de una vida más saludable: www.santiveri.com/es/newsletter.

¿Quieres comentarnos algo sobre este post?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>