¿Problemas de la piel? La solución podría estar en tu microbiota

enfermedades de la piel

Las enfermedades de la piel pueden ser molestas, irritantes e incluso afectar a nuestra autoestima. Pero no está todo perdido. Existen ayudas naturales en forma de probióticos, vitaminas y minerales, que pueden contribuir a mejorar el bienestar de nuestra piel y del resto del organismo.

Una alteración en el sistema inmune puede ser el denominador común en varios tipos de enfermedades de la piel.

Piel, reflejo de tu bienestar interior

Nuestra piel mantiene una relación muy íntima con nuestro cerebro y nuestro sistema digestivo. Si no piensa por un momento cuando nos sonrojamos al sentir vergüenza o rabia, o cuando nos aparecen esas molestas erupciones al pasar por una fase de estreñimiento.

Pero a esta premisa tenemos que sumar la participación de nuestro microbioma, ya que cuando este sufre desequilibrios (disbiosis) nuestro organismo entra en un estado más proinflamatorio, con mayores niveles de estrés oxidativo e incluso pueden aparecer desequilibrios en los niveles de glúcidos y lípidos en sangre. Todo eso repercute negativamente el bienestar de todo nuestro organismo, piel incluida.

Dermatitis atópica

Es una enfermedad de la piel de origen inflamatorio, que produce picores intensos y sequedad dérmica. Afecta entre el 5 % y el 20 % de los niños y algo menos a los adultos, entre el 1 % y el 3 %. En el 60 % de los casos los primeros brotes se manifiestan durante los dos primeros años de vida, a menudo en los primeros meses, y en el 90 % de los casos durante los primeros 5 años de vida. La dermatitis atópica frecuentemente se presenta acompañada de asma y de rinitis y conjuntivitis alérgicas.

¿Cómo ayudan los probióticos?

En el caso de la dermatitis atópica, se ha visto que los suplementos que combinan varias cepas ayudan a prevenir y reducir las molestias, con un grado de alivio variable.

Acné vulgaris

El acné es otra de las enfermedades de la piel que mejora cuando cuidamos nuestra flora intestinal. Este problema epidérmico que aparece al inflamarse las glándulas sebáceas provocando la aparición de espinillas y granos.

¿Cómo ayudan los probióticos?

Los beneficios sobre el acné de los probióticos se han publicado en varios estudios. Por ejemplo se ha comprobado que el consumo de probióticos se relaciona con una reducción del contenido de sebo y de la concentración de ácidos grasos libres en la piel, de hasta un 50 %. En otro estudio se mostró los probióticos con Lactobacillus rhamnosus tomados durante 12 semanas ayudaban a mejorar el acné de forma significativa.

Psorisis

La psoriasis se produce por el crecimiento descontrolado y demasiado rápido de nuevas células epidérmicas. Esto provoca la aparición de manchas rojas cubiertas por costras blanquecinas, especialmente en el cuero cabelludo, en los codos, las rodillas y la espalda. Estas manifestaciones se acompañan muchas veces con picores de vario tipo, eritemas, erupciones cutáneas, manchas, inflamaciones. Esta enfermedad de la piel puede aparecer puntualmente y desaparecer, o desarrollarse y mantenerse durante toda la vida.

¿Cómo ayudan los probióticos?

En este caso hay menos estudios pero los que se han publicado sugieren que los probióticos ayudan a mejorar el equilibrio de nuestra microbiota ayudando a la inmunorgulacion y reduciendo la inflamación del organismo. Y Eso se traduciría en un alivio de la psoriasis.

La piel es nuestra armadura frente al mundo exterior, nos protege de los rayos UV y de las demás substancias nocivas, y es por ello que debemos cuidar su salud.

Cicatrización de heridas

Recurrir a los probioticos puede ser útil incluso cuando nuestra piel sufre una lesión o herida. Cuando eso sucede se inicia un proceso inflamatorio que ayuda a evitar infecciones y que inician el proceso para la regeneración y cicatrización de la herida.

¿Cómo ayudan los probióticos?

Los investigadores apuntan a que los probióticos que contienen lactobacilos pueden ayudar a tratar lesiones epidérmicas, algo muy útil en casos como por ejemplo las úlceras que pueden aparecer en el caso de diabetes crónica, en casos de quemaduras y en la prevención de infecciones epidérmicas.

Nutrición de apoyo

A los probióticos podemos sumar algunos nutrientes básicos para la piel y que ayudan a mejorar sus problemas. A una dieta rica en ácidos grasos poliinsaturados (omegas 3 y omegas 6) deberíamos sumar:

Vitamina A, esencial para el proceso de regeneración y renovación de la piel.

Zinc, es un mineral con notables propiedades antioxidantes que contribuyen a proteger a la piel de los radicales libres, tanto los externos como los que se producen durante los procesos inflamatorios.

Vitamina D influye en numerosas funciones de la piel, desde ayudar a regular las defensas de la piel, reducir la proliferación excesiva de las células epidérmicas y estimular su diferenciación para favorecer la regeneración, a incluso ayudar a mejorar la permeabilidad de la piel y regular las secreciones de las glándulas sebáceas para ayudar a prevenir y tratar alteraciones como piel seca, descamada o incluso piel grasa.

¿Te ha gustado este post? Suscríbete a nuestro boletín de noticias así recibirás las mejores recetas, nuestras últimas noticias y las tendencias más novedosas para disfrutar de una vida más saludable:  http://www.santiveri.com/es/newsletter 

¿Quieres comentarnos algo sobre este post?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>