Piel morena y sana: descubre cómo

Piel morena y sana descubre como

Empezamos la temporada de playa, piscina y terracitas. Y es que con la llegada del verano a casi todos nos apetece aprovechar los rayos de sol para conseguir una piel morena y más atractiva.

Las estadísticas lo confirman, un 62 % de los españoles piensa que una piel morena es más bonita, y el 14 % cree que el bronceado es saludable.

No todo son ventajas

Una piel morena nos transmite la sensación de salud, de juventud y de vitalidad. Cuando visualizas a alguien moreno lo imaginas deportista, con mucha actividad al aire libre, que se cuida… Y un poco, sí que es así.

Además, no debemos olvidar que exponernos al sol con precaución nos ayuda a producir vitamina D y eso es muy beneficioso para nuestra salud ya que nos ayuda a tener unos huesos más fuertes, un sistema inmune más activo e incluso unos músculos más fuertes y resistentes.

Pero el sol en exceso, como muchas cosas, es malo. Sus rayos penetran en nuestra piel y producen un efecto acumulativo que se puede traducir en:

  •         Envejecimiento precoz de la dermis.
  •         Aparición de manchas en la piel (manchas solares) por una producción excesiva de melanina.
  •         Pérdida de elasticidad, ya que la radiación solar deteriora el colágeno y la elastina de la piel.
  •         Quemaduras y lesiones dérmicas.
  •         Melanoma y otros tipos de cánceres.

Estas dos últimas consecuencias, son las más graves, pero dependiendo de tu fototipo, del grado de exposición al sol, de tu edad y tu herencia genética, puede ser un problema serio a tener muy en cuenta.

Piel morena y bien nutrida

Aunque te pueda parecer que no está relacionado, tu dieta diaria puede ser uno de los factores de protección para tu piel. Y de todos los nutrientes que llenan tu plato, los reyes son los carotenos.

Los beta carotenos, uno grupo de pigmentos carotenoides que encontramos en vegetales de color rojo y amarillo, son precursores de la vitamina A. Por eso también se les conoce como provitamina A. De hecho, una molécula de beta caroteno, al dividirse por la mitad, nos da dos moléculas de vitamina A (retinol) y existe una relación que establece que 1 microgramo de retinol equivale a 6 microgramos de beta carotenos.

La vitamina A la encontramos sobre todo en los lácteos enteros y en el aceite de hígado de bacalao. Los beta carotenos están en buenas cantidades en el pimiento rojo, zanahoria, calabaza, kale, melón, melocotón y otras frutas anaranjadas.

Carotenos y vitamina A son muy útiles para conseguir un bronceado saludable y una piel morena y bonita, sin consecuencias negativas, ya que son vitaminas antioxidantes que protegen la piel de los rayos oxidantes del sol, además de estimular la respuesta inmunológica y protegen la piel del enrojecimiento y los daños causados por el sol. Todo ello sin olvidar que la vitamina A, nos ayuda a:

  •         Producir rodopsina, un pigmento de la retina necesario para la visión nocturna.
  •         Favorecer el crecimiento y la regeneración de los tejidos.
  •         Mantener un sistema inmune sano y activo.

También resulta imprescindible para tener un buen bronceado la vitamina E que actúa en numerosos procesos metabólicos y tiene una función antioxidante protectora de la integridad de la membrana celular.

La vitamina E la encontramos en alimentos vegetales grasos, como las semillas de girasol y calabaza y en las semillas de sésamo. Pero sin lugar a dudas, el alimento más rico en vitamina E es el aceite de germen de trigo.

Y como mineral, destaca el zinc que tiene un papel importante en el proceso de cicatrización y de reparación de heridas y daños de la piel. Además el zinc es básico en el metabolismo de la vitamina A, y por lo tanto, en la vista, piel y mucosas.

En tu dieta diaria…

Betacarotenos, zinc y vitamina E, las podemos encontrar en complementos nutricionales que pueden serte de utilidad para reforzar y aumentar tu ingesta. Pero nunca te olvides de los alimentos que más los contienen.

Hidrata, hidrata e hidrata

Tu piel es tu barrera con el exterior y te protege de todas las inclemencias externas: frío, calor, humedad, sequedad… Si te has propuesto tener una piel morena y sana, debes asegurarte de que no se deshidrate con el sol y la brisa.

Además de utilizando cosméticos naturales o que contengan aloe vera que hidraten tu piel externamente, debes hidratarla también por dentro. Sobre todo si tu piel es seca , algo que afecta a un tercio de la población, aproximadamente.

El aloe vera es una planta excepcional que cuida y ayuda a regenerar tu piel y que proporciona una sensación refrescante y muy placentera después de un caluroso día de playa o piscina.

Para hidratar tu piel tienes que tomar suficientes grasas saludables.  Así que asegúrate de que las grasas que ingieres al día, más o menos un 20 % de las calorías que tomas, sean un tercio grasas saturadas, otro tercio monoinsaturadas y el último tercio poliinsaturadas. En este último grupo encontramos los ácidos grasos esenciales omega 3 que encontramos en los pescados grasos, en el lino, la chía y los frutos secos, y los omega 6 procedentes de los aceites vegetales como el aceite de onagra, uno de los más ricos.

Y como cabía esperar, no te olvides del agua. Unos 2 litros suelen ser suficientes, pero si te vas a pasar calor y exponer al calor del sol, quizás necesites más. También tienes que tener en cuenta como tomarla. No vale eso de beberte un litro de golpe, lo ideal es que vayas tomando el agua a lo largo de todo el día en pequeñas tomas. Así hidratarás de verdad, tu piel y tu cuerpo.

Un truquillo para animarte a tomar agua a lo largo de todo el día, sobre todo si eres de los que no sientes sed, es recurrir a las infusiones, y refrescarlas luego con un cubito.

Defensas activas, gracias a los antioxidantes

Y por último, si hablamos de radicales libres y oxidación, no nos podemos olvidar de los antioxidantes. Ya hemos visto tres, los carotenos y la vitamina A  y E que tienen actividad antioxidante. Pero no te olvides de otros antioxidantes como:

  •        Vitamina C que encontramos en frutas y verduras frescas.
  •         Polifenoles, presentes en el té y en las frutas de color intenso: granada, grosellas, arándanos.
  •         Licopeno, un carotenoides que se encuentra en el tomate y que resulta más fácil de absorber si lo tomamos cocinado.

Revista tus horarios

Tan importante como lo que puedas hacer por dentro, está lo que puedes hacer por fuera, y ahí es importante el momento en que te expones al sol. Ya sabes que la tierra es redonda y que gira alrededor del sol, no estamos descubriendo nada nuevo. Pero es esa redondez y movimiento lo que hace que a primera y a última hora, los rayos del sol queman menos porque tienen que atravesar un atmósfera más gruesa. Por ese motivo las horas centrales del día son las que más queman. Así que apúntate a los horarios que te permiten tomar un tono más moreno sin quemar tu piel.

UV Time index

Y por supuesto, tenemos los protectores solares. Ya sabes que son esos cosméticos a los que se les incluye algún tipo de filtro que bloquea que los rayos solares incidan con toda su fuerza en tu piel. Lo ideal es que lo escojas acorde a tu tipo de piel. Aquí tienes algunas pistas.

fototipos

¿Te ha gustado este post? Suscríbete a nuestro boletín de noticias así recibirás las mejores recetas, nuestras últimas noticias y las tendencias más novedosas para disfrutar de una vida más saludable: http://www.santiveri.com/es/newsletter

¿Quieres comentarnos algo sobre este post?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>