Probióticos contra la rinitis alérgica

Probióticos-contra-la-rinitis-alérgica

Estornudos frecuentes, nariz taponada, ojos enrojecidos: ¿resfriado viral o rinitis alérgica?

Para poder entender cuál es el problema hay que tener en cuenta dos factores: la duración de los síntomas y la relación que puede existir entre la aparición de los síntomas y nuestra exposición a potenciales agentes alérgenos (polen, pelo de animales, polvo).

¿Como distinguir una rinitis alérgica y un resfriado viral?

Duración y frecuencia de los síntomas son dos factores fundamentales: si estos episodios se dan más de una vez al año deberíamos preguntarnos si existe una correspondencia con respecto a las estaciones del año o en situaciones particulares (entornos con mucho polvo o con presencia de animales).

La rinitis alérgica se puede detectar fácilmente si estas molestias aparecen cíclicamente en correspondencia con los periodos en los que se libera el polen, y si los síntomas empiezan con picor en los ojos o conjuntivitis.

La rinitis alérgica puede durar varios días sin fiebre, mientras que, en caso de que sea de origen viral, normalmente se manifiesta con una explosión inicial, una duración de una semana aproximadamente, y probablemente con episodios de fiebre.

Además de picor en los ojos y conjuntivitis, los síntomas más frecuentes son: estornudos frecuentes, mocos, nariz taponada, picor en la nariz, congestiones, dolor de cabeza y problemas de sueño.

Observarse a sí mismos y establecer duración y frecuencia de los síntomas son los primeros pasos para determinar si se trata de rinitis alérgica.

¿Por qué los probióticos son tan importantes? Primeramente, porque fortifican el sistema inmune: sabemos que una microbiota en buena salud potencia las defensas contra los ataques de microrganismos, agentes alérgenos y patógenos responsables de varios tipos de enfermedades, no solo de tipo intestinal.

Varios estudios realizados sobre pacientes humanos han observado una buena respuesta de los probióticos a la rinitis alérgica.

La rinitis alérgica es una enfermedad bastante común que se manifiesta entre el 10% y el 30% de la población de ambos sexos. La reacción se desencadena cuando las personas se ven expuestas a un alérgeno que provoca una reacción adversa que se manifiesta con picores, estornudos y congestión nasal.

Las familias de bacterias más estudiadas son las del Lactobacillus (sobre todo Paracasei) y del Bifidobacterium, que se han demostrado váliosas aliadas para mejorar los síntomas de la rinitis alérgica.

El papel importante que juega la microflora intestinal en el correcto desarrollo del sistema inmune y la capacidad de algunas bacterias para modular la respuesta inmune a las inflamaciones han impulsado algunos estudios clínicos sobre la validez de los probióticos para prevenir y tratar las alergias.

Los resultados, que los investigadores del Institute of Food Research di Norwich (UK), y el inmunólogo Claudio Nicoletti, han publicados en Clinical and Experimental Allergy, ponen de manifiesto que los niveles de anticuerpos IgC, que desarrollan una función protectora con respecto a las reacciones alérgicas, eran mayores en las personas que habían hecho un tratamiento de probióticos. Además, también se ha observado una reducción de las inmunoglobulinas E, que son las que provocan un empeoramiento de los síntomas.

Es necesario tomar los probióticos contra la rinitis por lo menos durante 6-8 semanas.

¿Durante cuánto tiempo hay que tomar los probióticos?

En los estudios realizados con probióticos, el tratamiento variaba entre las 4 semanas y los 12 meses.

La duración media del tratamiento depende de la salud intestinal de cada persona, pero no puede ser inferior a las 6-8 semanas.

Los tratamientos contra la rinitis alérgica a base de probióticos parecen propiciar una reducción de la sintomatología, pero aún queda por aclarar y confirmar cuáles son los mecanismos que intervienen.

¿Rinitis alérgica por ácaros? ¿Cómo evitar o reducir la exposición a los ácaros del polvo dentro de casa?

Si la rinitis alérgica la provocan los ácaros del polvo, a menudo se acompaña con dermatitis atópica. Generalmente la mayor sobrexposición al polvo presente en casa se da en el dormitorio, por lo que es especialmente importante cuidar la higiene de esta parte de la casa.

Para reducir la posibilidad de contacto hay que:

  •      Enfundar colchones y almohadas en tejidos anti-ácaros.
  •      Eliminar de las habitaciones, y especialmente del dormitorio, los objetos que retienen el polvo, tales como alfombras, moquetas, cortinas, empapelados de tejidos, decoraciones y peluches.
  •      Limpiar usando aspiradoras con un filtro especialmente potente.
  •      Lavar sábanas, fundas y colchones a 60° centígrados (los ácaros no sobreviven a temperaturas superiores a los 55° centígrados).
  •      Controlar los niveles de humedad, airear a menudo el dormitorio o usar deshumidificadores/aparatos de aire acondicionado.

Si en casa hay un perro o un gato la cantidad de ácaros suele aumentar bastante, ya que los ácaros encuentran una mayor cantidad de tejidos orgánicos con los que alimentarse. Por lo tanto, si eres una persona alérgica a los ácaros, tienes que reflexionar seriamente junto con tu alergólogo si te conviene acoger a un animal en tu casa.

Te ha gustado este post? Suscríbete a nuestro boletín de noticias así recibirás las mejores recetas, nuestras últimas noticias y las tendencias más novedosas para disfrutar de una vida más saludable: http://www.santiveri.com/es/newsletter

¿Quieres comentarnos algo sobre este post?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>